Accede a los Entrenamientos Online

Lesión de Lumbalgia

Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on pinterest
Share on whatsapp
lumbalgia

La lumbalgia es un dolor localizado en la parte inferior o baja de la espalda, cuyo origen está relacionado con la estructura musculo esquelética de la columna vertebral. Se define como un dolor muscular en la zona lumbar (L1-L5), que provoca un aumento del tono muscular y rigidez.

¿Qué conocemos como Lumbalgia?

Según la Fundación Kovacs, se trata de un dolor local acompañado de dolor referido o irradiado que no se produce como consecuencia de fracturas, espondilitis, traumatismos o causas neoplásicas, neurológicas, infecciosas, vasculares, endocrinas, metabólicas, ginecológicas o psicosomáticas.

Esta patología afecta a personas jóvenes, adultas y mayores y aparece tanto en trabajos sedentarios como en aquellos que implican un gran esfuerzo físico.

La aparición de este síntoma se ve favorecida en acciones que implican movimientos de flexión o la combinación de flexión con torsión del tronco, así como en trabajos donde las acciones son repetitivas, en ambientes vibratorios y con sobrecargas continuas en posiciones estáticas.

Aproximadamente el 80% de la población ha tenido o tendrá alguna lumbalgia a lo largo de su vida y hasta el 70% de los jóvenes antes de los 16 años han experimentado este dolor de espalda.

Frecuencia de aparición

¿La lumbalgia ocurre igual tanto en mujeres como en hombres? ¿Existe una franja de edad en la que se sufre más lumbalgia? La diferencia por sexo y edad dependerá de determinadas causas. Por ejemplo:

  • La espondilitis anquilosante es más mucho más común en varones jóvenes.
  • Las infecciones serán más frecuentes en personas mayores de 50 años.
  • Las afecciones crónicas y degenerativas son más frecuentes entre los 45 y los 65 años y, en este caso, es algo más frecuente en las mujeres (60%).

¿Necesitas ayuda en los ejercicios para la Lumbalgia?

Causas de la Lumbalgia

En el pasado, se creía que el dolor aparecía porque había alguna alteración en la estructura de la columna vertebral, como la escoliosis o la hernia discal. Sin embargo, la Fundación Kovacs señala que esto es un error. 

La  principal causa «identificable» del dolor lumbar se encuentra posiblemente cuando hay una hernia discal en la zona lumbar. Hay estudios con tomografía axial computarizada (TAC) o resonancia magnética (RM) que muestran entre un 20 y un 24% de hernias discales asintomáticas».

Hace años, un meta-análisis de ocho estudios de resonancia magnética en individuos «asintomáticos» mostró: protrusión discal en el 29 al 79%; hernia discal en el 9 al 76%; y enfermedad discal degenerativa en el 46 al 91% de los estudiados.

Según la Fundación Kovacs, el dolor lumbar aparece por un mecanismo neurológico que implica la activación de los nervios que transmiten el dolor y el desencadenamiento de una contracción muscular y una inflamación. A veces, también puede implicar la compresión de la raíz nerviosa.

Este mecanismo puede desencadenarse por una alteración en la estructura de la columna vertebral, como una hernia discal o una degeneración importante de la articulación intervertebral, pero en la mayoría de los casos no se puede identificar la causa desencadenante inicial y se atribuye al dolor por contractura o sobrecarga muscular.

Las causas más frecuentes son de origen mecánico: alteración de la estática vertebral (escoliosis), contracturas musculares (por sobrecarga mecánica o tensional), problemas degenerativos del disco intervertebral o de las articulaciones vertebrales posteriores, fracturas por osteoporosis o traumatismos violentos.

Otras causas, aunque estas son menos frecuentes, son las enfermedades inflamatorias de las estructuras vertebrales (como por ejemplo la espondilitis anquilosante); las infecciones o también los tumores.

¿De qué infecciones se trata?

Fundamentalmente serán infecciones piógenas, también pueden ser tuberculosas y, más raramente, fúngicas.

Entre las piógenas:

  • Estafilococo dorado, que se presenta en la mitad de estos casos. Es frecuente en los drogadictos por vía parenteral.
  • Estafilococo epidermidis, esta frecuentemente es secundaria a punciones vertebrales o intervenciones quirúrgicas.
  • El estafilococo se asocia a la presencia concomitante de endocarditis.

Los bacilos Gram negativos aparecen en un 25 a 30% de los casos, principalmente Escherichia coli. En este caso suele haber antecedentes de infección urinaria.

Entonces ¿qué tipo de tumores o en qué localización?

En la afectación tumoral destacan el mieloma múltiple y las metástasis óseas debidas principalmente a cánceres de mama, próstata, pulmón, riñón, tiroides y digestivo, por este orden.

Síntomas de la Lumbalgia

Las manifestaciones más comunes de la lumbalgia son el dolor de forma local o irradiado, la inflamación y la presencia de contracturas musculares.

Por otro lado, dependiendo del grado en que este afectada la zona y de la compresión radicular, pueden darse alteraciones de la sensibilidad (anestesia, hipostesia, hiperestesia, hormigueo, etc.) y del movimiento (paresia, parálisis, entre otras).

Prevención

Para evitar el dolor de espalda es aconsejable hacer ejercicio o, en cualquier caso, mantenerse físicamente activo, evitar a toda costa el sedentarismo, adoptar una actitud mental positiva ante el dolor y cumplir las normas de «higiene postural» a la hora de realizar las actividades cotidianas de forma que la espalda soporte la menor carga posible.

Los ejercicios que someten al cuerpo a vibraciones,  o los que requieren de movimientos de flexión o torsión y los que exigen posturas de flexión o hiperextensión pueden aumentar un poco el riesgo de padecer dolor de espalda. Sin embargo, hacer diferentes tipos de ejercicios físicos que desarrollen y fortalezcan una musculatura compensada puede paliar los efectos adversos.

Desde la fisioterapia se proponen varias acciones para evitar posiblemente recaer. Entre las medidas, inicialmente se corrigen las posturas o gestos que han producido la lesión. En este sentido, se enseña al paciente las formas correctas de higiene postural y ergonomía, con la idea de mejorar su postura en el momento de sentarse, acostarse, subir o bajar escaleras o cargar objetos.

También se enseña al paciente a realizar ejercicios de autoestiramiento y fortalecimiento para que pueda tener un mejor control de su tono postural y evitar nuevas recaídas. Estos ejercicios pretenden recuperar el tono normal de la musculatura, intentando fortalecer y estabilizar la musculatura débil o atrofiada o, por el contrario, relajándola si está hipertónica (contraída).

Tipos de Lumbalgia

En la actualidad, no existe una clasificación específica del dolor lumbar. Sin embargo, muchos especialistas distinguen dos categorías de forma clara:

  • Lumbalgia específica: este tipo incluye los diagnósticos de lumbalgia con una causa conocida, aproximadamente el 20% de los casos.
  • Lumbalgia inespecífica: representa el 80% restante e incluye todos los casos en los que no se conoce la causa específica del dolor.

Diagnóstico

Las fuentes de información más importantes para determinar las causas del dolor de espalda son la historia clínica y la exploración física que se realiza al paciente.

El resto de las pruebas (radiológicas, analíticas o funcionales) sólo tienen valor si los resultados tienen relación con los de la exploración física, en caso contrario no lo tiene. Como algunas son dolorosas y otras presentan ciertos peligros se recomienda recurrir a ellas sólo cuando los resultados del interrogatorio o la exploración física determinen su conveniencia.

Tratamiento de la Lumbalgia

Medidas generales

  • Evite el reposo en cama, si es posible.

El paciente debe evitar descansar en cama como tratamiento del dolor de espalda ya que puede sobrecargar la zona y empeorar el cuadro clínico. Si el dolor requiere reposo en cama, éste debe ser lo más breve posible. Los estudios demuestran que esta medida retrasa la recuperación.

  • Mantenerse lo más activo posible

Los expertos señalan que el paciente debe mantener la mayor actividad posible y tratar de normalizarse cuanto antes.

  • Higiene postural: evitar la sobrecarga de la espalda

Durante el episodio doloroso, el paciente debe intentar mantener un ritmo normal de actividad, pero siempre evitando sobrecargar la espalda.

Para ello, es aconsejable conocer y aplicar las normas de higiene postural, que describen cómo adoptar posturas y realizar movimientos o esfuerzos para que la espalda soporte la menor carga posible y los músculos reduzcan su trabajo. Esto permite que el paciente, si en un momento dado tiene que hacer un esfuerzo, sepa cómo hacerlo, reduciendo el riesgo de sobrepasar sus posibilidades.

  • Aplicar calor o frío

Si se siente aliviado, el paciente puede aplicar calor o frío en la zona dolorida, aunque no se han realizado estudios científicos para evaluar su efecto. En general, el frío se aplica inmediatamente después de la lesión y el calor en la exacerbación de dolencias crónicas.

Tratamiento farmacológico

Se aplica en tres fases:

  • Fase 1: al principio, y en caso de que el dolor no sea muy intenso y sólo afecte a la espalda -y no haya dolor irradiado al brazo o la pierna-, se recomienda el uso de analgésicos.
  • Fase 2: si los analgésicos no son eficaces, debe considerarse su sustitución por antiinflamatorios no esteroideos. En general, no se recomienda su uso durante más de 14 días seguidos.
  • Fase 3: si no es suficiente para controlar el dolor, el especialista debe considerar la posibilidad de añadir un tratamiento corto de relajante muscular, durante menos de una semana.

Intervención neurorreflejoterápica (NRT)

Si el dolor de espalda, con o sin dolor irradiado, persiste tras  unos 14 días de tratamiento farmacológico, se puede considerar la intervención NRT.

También se recomienda como opción en aquellos casos en los que el tratamiento farmacológico está contraindicado, como por ejemplo en las mujeres embarazadas.

Si con la primera intervención NRT se consigue la desaparición total de los síntomas y la normalización de la exploración física, no es necesario repetirla a menos que vuelvan a aparecer nuevos episodios de lumbalgia dolorosos en el futuro. Si se consigue una mejoría parcial o transitoria, se puede repetir hasta conseguir una mejoría completa y definitiva. Si no se consigue ningún efecto, no tiene sentido volver a intervenir.

Ejercicios para la Lumbalgia

¿Necesitas ayuda en los ejercicios para la Lumbalgia?

En los pacientes que no han vuelto a sus actividades habituales después de seis semanas aproximadamente, se debe intentar iniciar un conjunto de ejercicios.

Al principio, pueden hacerse actividades suaves y genéricas, como caminar o nadar, para no debilitar la musculatura. Posteriormente, se pueden iniciar ejercicios específicos para la espalda. De esta forma comenzamos a ejercitarnos de forma suave y controlada.

Una vez pasado el episodio doloroso, el ejercicio y la higiene postural reducen el riesgo de aparición o reaparición de una crisis.

Cirugía

En pacientes con criterios de selección específicos, en casos muy específicos de hernia discal, estenosis espinal o espondilolistesis progresiva o escoliosis en niños o adolescentes, los especialistas pueden considerar la cirugía.

La rizolisis puede considerarse en un pequeño subgrupo de pacientes crónicos, si se escogen muy rigurosamente según criterios específicos.

Terapia comportamental

Está indicado en pacientes crónicos y en aquellos pacientes en los que puedan existir factores psicosociales que aumenten el riesgo de cronificación del dolor lumbar.

Abordaje de la lumbalgia desde la fisioterapia

Los métodos fisioterapéuticos más utilizados para el control y la reducción del dolor en pacientes con lumbalgia son: las terapias manuales (masoterapia, estiramientos musculares y maniobras osteopáticas), algunas técnicas de fisioterapia invasiva (punción seca) y la electroterapia, más concretamente la termoterapia profunda.

mrfitman alberto de nova blog de fitness

Mi nombre es Alberto de Nova (MrFitMan) y siempre he sentido una gran pasión por el fitness. 

Empecé a entrenar hace 18 años y actualmente compito en la categoría Men’s Physique.

¡Síguenos!

Tutorial Semanal

Tendinitis del Manguito Rotador
Lesiones

Tendinitis del Manguito Rotador

La tendinopatía es una lesión del tendón. Puede causar dolor, hinchazón y limitar el movimiento. Las lesiones de este tendón reciben varios nombres como: hombro

Leer Más »
musculos subcostales
Músculos

El Músculo Subcostal

✅ Los músculos subcostales ✅ son los músculos que son delgados y que podemos localizar en la superficie interna de pared torácica posterior.

Leer Más »
como ganar masa muscular
Ejercicios

¿Cómo conseguir masa muscular?

En términos generales, para poder ganar ✅ masa muscular ✅ es necesario que cuentes con una buena combinación entre ejercicio y una dieta adecuada.

Leer Más »
lumbalgia
Lesiones

Lesión de Lumbalgia

La lumbalgia es un dolor localizado en la parte inferior o baja de la espalda, cuyo origen está relacionado con la estructura musculo esquelética de

Leer Más »

¡Contáctanos!
 
Correo: info@mrfitman.com
WhatsApp: +34 650 03 99 45