Accede a los Entrenamientos Online

El Músculo Sartorio: Importancia, Lesiones y Cuidado

músculo sartorio
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 4.7)

El músculo sartorio, perteneciente al grupo de músculos responsables de la movilidad del cuerpo, es uno de los más esenciales del tren inferior. Se distingue no solo por ser uno de los músculos más largos y superficiales del cuerpo humano, alcanzando aproximadamente 55 centímetros en un adulto, sino también por su función y localización.

En su extremidad distal, el sartorio interactúa con la tibia, entrelazándose con tendones de otros músculos, formando así el conjunto conocido como «pata de ganso superficial». En este grupo, trabaja en conjunto con los músculos grácil y semitendinoso. Su rol predominante es la flexión de la articulación de la rodilla, jugando un papel vital en la movilidad, especialmente en deportistas.

Lesiones Potenciales del Sartorio

Es crucial estar informados sobre las posibles lesiones que pueden afectar a este músculo, para así poder adoptar medidas preventivas adecuadas. Dada la susceptibilidad del sartorio a tensarse o estirarse, especialmente en deportes de alta intensidad como el ciclismo, existe un riesgo considerable de lesiones. Además, en deportes de contacto, un golpe directo puede incrementar el peligro de daño a este músculo.

Precauciones y Cuidados

La prevención de lesiones comienza con un adecuado calentamiento y estiramiento gradual. Es fundamental no someter al músculo a movimientos bruscos que puedan provocar desgarros. Un calentamiento integral y moderado, seguido de una correcta fase de enfriamiento tras el ejercicio, protegerá al sartorio. Además, mantener una postura correcta durante el entrenamiento puede minimizar el riesgo de sobrecarga y lesión.

Rutina de Estiramiento para el Sartorio

Para estirar este músculo:

  1. Acuéstate boca arriba, ya sea en el suelo o en una cama, con un cojín bajo la zona lumbar.
  2. Mantén las piernas estiradas.
  3. Flexiona una rodilla, rotándola y colocándola sobre la pierna opuesta.
  4. La pierna que permanece estirada debe rotarse hacia adentro.
  5. Al sentir una leve presión en la región inguinal, mantén esta posición durante 30 segundos y luego regresa lentamente a la posición inicial.

Este ejercicio debe repetirse al menos cuatro veces en cada sesión, y es recomendable realizarlo dos veces al día. La intensidad del estiramiento puede aumentar gradualmente, siempre y cuando no se experimente dolor agudo. Si surge alguna molestia, es esencial interrumpir el ejercicio y consultar a un especialista para recibir el asesoramiento adecuado.

mrfitman alberto de nova blog de fitness

Mi nombre es Alberto de Nova (MrFitMan) y siempre he sentido una gran pasión por el fitness. 

Empecé a entrenar hace 18 años y actualmente compito en la categoría Men’s Physique.

¡Síguenos!

Tutorial Semanal

¡Contáctanos!
 
Correo: info@mrfitman.com
WhatsApp: +34 650 03 99 45